SEGURIDAD ACTIVA

Un sistema ajustado con precisión, que coordina la gestión del motor, suspensión, frenos, neumáticos y una serie de sistemas electrónicos de seguridad, garantiza que el BMW mantenga la trayectoria incluso en condiciones de conducción críticas.

seguridad-activa

La clave de un sistema de seguridad activa eficaz es el control preciso.
Una suspensión perfectamente ajustada, la mejor tracción posible y unos frenos eficaces ayudan a reducir el riesgo de accidente, junto con los sistemas electrónicos de control de la suspensión, como el Control Dinámico de Estabilidad (DSC) o el Control dinámico de la suspensión (DDC).

 

La compleja coordinación de todos estos componentes se realiza con un
sistema de control de alto rendimiento conectado a los sistemas electrónicos de seguridad de su BMW mediante un bus digital. Los datos procedentes de los diversos sensores, como los del Control Automático de Estabilidad (ASC), del indicador de presión de los neumáticos y de la Electrónica Digital del Motor, se evalúan continuamente y se comparten con otros sistemas.

 

En milésimas de segundo se procesa la información y se dirigen las órdenes adecuadas a los sistemas de control. El resultado es un completo sistema de gestión y vigilancia que te permite mantener el control en situaciones críticas.