CONTROL AUTOMÁTICO DE ESTABILIDAD (ASC)

La función ASC asegura una tracción y una estabilidad óptimas al prevenir que las ruedas patinen.

control-automatico-estabilidad

El sistema de Control Automático de Estabilidad (ASC) permite acelerar al salir de una curva de forma segura y con la máxima tracción en superficies desiguales o resbaladizas.

 

Este sistema forma parte del sistema de Control Dinámico de Estabilidad (DSC). Evita pérdidas de tracción en las ruedas motrices al arrancar, al acelerar para salir de las curvas y en otros momentos críticos. Cuando una rueda tiene una buena tracción pero la otra se encuentra sobre una zona resbaladiza de la carretera, los frenos actúan sobre la rueda con menor tracción hasta que recupera el agarre.

 

En caso de que ambas ruedas pierdan tracción, interviene además el sistema de gestión del motor reduciendo su potencia, lo que disminuye considerablemente el riesgo de que patine el eje trasero del vehículo. Y todo ello en milésimas de segundo.

 

De este modo, el sistema ASC vuelve a estabilizar el vehículo y restaura la tracción. Y si se quiere conducir con un cierto grado de deslizamiento de las ruedas, por ejemplo, en caso de querer realizar algún "derrape", se puede desactivar el sistema ASC.