Campus conducción autónoma BMW
BMW inaugura su campus de pruebas de coches autónomos | BMW | 04.06.2018

BMW INAUGURA SU CAMPUS DE PRUEBAS PARA SUS COCHES AUTÓNOMOS

La experimentación es una de las bases del método científico moderno. Consecuentemente, cualquier fabricante que se precie debe tomarse muy en serio la puesta a punto de sus diseños y corregir cualquier error en las fases de pruebas. BMW no es ninguna excepción y por ello ha abierto un innovado campus de conducción autónoma en Unterschleissheim, muy cerca de sus oficinas centrales en Múnich.

 

 

La importancia de este nuevo espacio de experimentación se puso de relieve con la expectación mediática que generó el acto oficial de inauguración. De hecho, las instalaciones abrieron formalmente sus puertas con la presencia, entre otros, del presidente del Estado federado de Baviera, Markus Söder, y del responsable de Desarrollo e Investigación de BMW AG, Klaus Fröhlich.

 

 

Según la opinión de expertos que han hablado sobre esta apertura, el campus para el BMW autónomo recuerda poderosamente a los parques científicos innovadores. Ciertamente, las cifras que acompañan al campus resultan mareantes: 23.000 metros cuadrados de oficinas y capacidad para acoger a 1.800 trabajadores en poco más de un año desde el inicio de las obras. Todo ello junto al Centro de Investigación e Innovación de BMW y con unas excelentes conexiones con la red alemana de carreteras.

 

 

Creatividad e innovación para los coches autónomos de BMW

 

Si los datos concretos llaman la atención, no menos interés ha generado la novedosa forma en la que trabajarán los profesionales para desarrollar el BMW autónomo. Estos "nuevos entornos de trabajo" procuran, en primer lugar, que la plantilla se sienta cómoda en todo momento.

 

 

Además, el entorno estimula la creatividad y la interacción entre los profesionales, creando un óptimo clima de trabajo y favoreciendo el intercambio de información entre responsables d diferentes áreas. Por ejemplo, los desarrolladores de software llevan a cabo su actividad muy cerca del espacio para el estacionado de los vehículos fabricados. De este modo, los últimos avances pueden testarse con mayor rapidez, lo cual reduce los plazos para implementar las soluciones más eficaces.

 

 

Ligado a lo anterior, BMW Group ha tratado de integrar las fases de investigación y producción, buscando la máxima agilidad en los diferentes procesos. Se trata de un cambio organizativo de gran calado en la industria automovilística que se apoya sobre la fórmula de los campusabiertos, como en los grandes focos de innovación tecnológica. En gran medida, la apuesta por el BMW autónomo es también una oportunidad para adelantarse a las transformaciones que, inevitablemente, acabarán sucediendo al conjunto del sector.

 

Para responder a las altas exigencias del mercado respecto a los coches autónomos, BMW ha cerrado recientemente un acuerdo con la empresa Innoviz, que se responsabilizará de proporcionar parte de la
tecnología necesaria para el desarrollo de estos vehículos. La empresa ha suministrado el sistema LiDAR (Light Detection and Ranging), que se
espera sirva para avanzar en la sensible área de la detección, clave en la seguridad de este modelo automovilístico.

 

 

El coche autónomo cuenta con excelentes previsiones de futuro, dado que, según recientes estudios, hasta el 20% de las nuevas matriculaciones en España en 2030 corresponderán a estos vehículos.

 

 

La base para tan ambicioso pronóstico es que los coches que incorporan tecnologías relacionadas con la conducción autónoma presentan constante crecimiento. Por supuesto, el camino hacia el BMW autónomo se completará de la mano del coche
eléctrico y del coche conectado
. Tres visiones distintas para un mismo futuro.