Alianza con Solid Power para desarrollar baterías sólidas | BMW | 23.04.2018

BATERÍAS PARA LOS COCHES ELÉCTRICOS DE BMW

Los coches eléctricos de BMW son toda una referencia dentro del mercado actual de movilidad. En BMW somos conscientes de ello y queremos ser la referencia del sector, creando innovaciones de una forma constante en esta materia.

 

Por ello, la alianza de la empresa con Solid Power promete aumentar las prestaciones de estos vehículos, llevando a modelos como el BMW i3 a un nuevo nivel de rendimiento y prestaciones que terminarán por convertir a cualquier BMW eléctrico en un ejemplo de potencia y eficiencia.

 

Una tecnología de última generación

 

Esta combinación de esfuerzos en la mejora de los propulsores eléctricos con Solid Power supone una gran mejora en muchos aspectos, ya que esta compañía es la encargada de desarrollar un nuevo sistema de baterías que prometen revolucionar profundamente el rendimiento de los eléctricos.

 

Solid Power ha desarrollado un sistema de baterías de electrolito sólido que mejora bastante al convencional de iones de litio. El proyecto lleva en marcha desde 2012 y emplea materiales completamente inorgánicos para producir baterías para coches eléctricos de alto rendimiento.

 

Estas baterías se componen en su arquitectura interior de un separador sólido de alta conductividad, un cátodo y un ánodo de metal de litio. En el interior no existe ningún tipo de material o componente que pueda explotar o que sea inflamable en lo más mínimo, por lo que la seguridad aumenta de forma considerable.

 

El resultado de la implementación de este sistema en modelos como el BMW i3 o los BMW eléctricos venideros sería la posibilidad de disfrutar de unas baterías que han eliminado buena parte de las tareas más costosas en su producción y que, además, garantizan un rendimiento excepcionalmente eficiente para que los conductores puedan disfrutar de un vehículo eléctrico de un modo sostenible y con la máxima potencia.

 

Ventajas que sorprenden

 

La realidad es con el aprovechamiento de esta tecnología, se busca mejorar la experiencia de conducción y ofrecer a los usuarios modelos eléctricos con prestaciones deportivas y una autonomía máxima.

 

Para empezar, vehículos que ya están en la gama de BMW podrían aumentar su autonomía en torno a un 20 o un 30 %. La densidad energética de las baterías de Power Solid así lo hace posible, algo que mejorará la autonomía del conductor.

 

La vida útil de la batería también se alarga de forma importante. Será otro factor del que despreocuparse en un futuro, ya que el mantenimiento de los coches eléctricos, es más económico al no tener que cambiar aceite, filtros, correa de distribución, así como otros componentes característicos de los vehículos de combustión.

 

Al no contar con materiales volátiles ni inflamables, la seguridad en el uso de estas baterías es también mejor que en los modelos actuales. A ello se une que las baterías de estado sólido pueden trabajar a bajas temperaturas sin resentirse en absoluto por ello.

 

Todas estas razones explican que BMW considere que su alianza con Solid Power promete un futuro mejor para los usuarios de eléctricos de altas prestaciones.

 

Aunque todavía es solo un proyecto, en pocos años se podrá ver a un BMW eléctrico montando las baterías de Power Solid, un acontecimiento que hará que los modelos propulsados con esta energía sean más atractivos a todos los niveles.