bmw-m5
El BMW M5 consigue el record Guinness de drifting | BMW | 29.01.2018

NUEVO RÉCORD DEL MUNDO DE DRIFTING PARA EL EQUIPO BMW

Un año más el equipo BMW demostró la calidad de sus vehículos en los eventos de drifting. En esta ocasión, Johan Schwartz, pilotando un BMW M5, consiguió batir un nuevo récord Guinness al haber conducido durante 8 horas un total de 374 km haciendo drifting. Además, ese mismo día, también se batió un segundo récord Guinness, al haber derrapado durante ocho horas seguidas en círculos. 

 

Ambas hazañas </a> tuvieron lugar en Estados Unidos, concretamente en la pista BMW Performance Center. Este récord precisó de un vehículo seguro y potente, así como de un sistema de repostaje eficaz e impresionante.

 

Sistema de repostaje en marcha

 

Una de las claves del éxito radicó en buscar la manera de conseguir reabastecer al coche deportivo sin hacer una parada, es decir, hubo que buscar la manera de repostar durante el pilotaje.

 

 

Para lograrlo, el equipo BMW necesitó disponer de la tecnología más puntera y de un mecánico capaz de reabastecer al BMW M5 en plena marcha.

El proceso tuvo lugar gracias a la asociación de BMW con el equipo Detroit Speed. Para ello, un segundo BMW fue entrando en la pista y uno de los mecánicos, mediante un arnés de seguridad, fue encargándose de realizar el repostaje de un coche a otro.

 

Por supuesto, esta fue una fase muy complicada y determinante para establecer el nuevo récord, ya que era imprescindible evitar la parada durante las ocho horas. Fue una maniobra muy compleja y que no permitía ningún margen de error, ya que durante las ocho tuvieron que realizar cinco reabastecimientos de este tipo.

 

Las características del M5

 

El complicado proceso de repostaje tuvo un papel clave en esta hazaña, sin embargo, el BMW M5 también fue esencial para conseguir recorrer los 374 km haciendo drifting. Este modelo cuenta con unas particularidades y características que lo convierten en un modelo rápido, potente y seguro.

 

En primer lugar, el BMW M5 dispone de un sistema de tracción total M xDrive, que permite al piloto modificar las características del vehículo y activar distintos modos de conducción, entre los cuales se encuentra el modo de tracción trasera sin DCS. De esta manera, el conductor es capaz de pasar de un sistema de tracción en las cuatro ruedas a una tracción trasera con solo pulsar un botón.

 

Por último, el BMW M5 cuenta con una grandísima potencia gracias a su propulsor V8 de 4,4L y 447 kW (600CV). Con este propulsor, el vehículo es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h y pasar de 0 a 100km/h en menos de 3,5 segundos y, por supuesto, fue capaz de aguantar los 374km haciendo drifting sin parar.