04.02.2019

BMW X5, EL SUV MÁS TECNOLÓGICO DE BMW

Fue el primer miembro de una familia que no ha parado de crecer. El que abrió camino de un nuevo concepto de SUV. El que rompió moldes y consiguió ganarse el favor del público y lo mejor de todo es que ese carácter pionero e innovador sigue presente en el “líder del grupo”.

Cuatro generaciones después, el BMW X5 es, sin duda alguna, el SUV más tecnológico de BMW. El vehículo que va un paso por delante e implementa algunos de los avances más revolucionarios. Aquellos que son capaces de convertir un coche en un espacio de confort en movimiento y que transforman la conducción en una experiencia casi insuperable. 

 

Sus casi cinco metros de largo hacen del BMW X5 un auténtico “depredador” de la carretera. Una envergadura que permite brindar al conductor y a sus acompañantes un habitáculo realmente cómodo, mimado hasta el más mínimo de los detalles. Precisamente entre esos detalles está la tecnología más puntera aplicada al mundo de la automoción.

 

¿Por qué el BMW X5 es el referente en tecnología?

 

Algunos lo califican como el “rey de la tecnología” y otros como el vehículo más tecnológico que hay actualmente en el mercado. BMW se ha esforzado en dotar a su X5 de una serie de elementos rompedores. Pero no es cuestión de aplicar tecnología sin más. La clave es que esos avances resulten útiles y eficientes.

Tras un primer vistazo, destacan las dos pantallas de 12,3 pulgadas que forman el cuadro de mandos y que ofrecen información muy clara y visible. Incorporan el sistema operativo 7.0 que BMW ha estrenado en este modelo y que ofrece pantallas dinámicas configurables, absoluta conectividad con el usuario y un total control gracias a un reconocimiento de voz, de gestos y táctil. Para mayor comodidad, el control de la climatización se saca de esas pantallas para que cuente con sus mandos propios como así demanda el conductor.

En la consola central, es posible recargar el móvil por inducción o por USB y cuenta con dos posavasos donde se puede calentar una bebida hasta los 55 grados o enfriarla hasta los -3 grados.

 

El techo panorámico está equipado con un sistema LED que lo transforma en un cielo estrellado realmente espectacular si los ocupantes así lo desean.

 

La tecnología también se pone al servicio de la seguridad en el BMW X5 y, por ejemplo, suma un asistente de conducción semiautónoma, que permite iniciar la maniobra de adelantamiento de forma intuitiva. Otro aspecto fundamental en la seguridad es el sistema de iluminación. Por este motivo BMW apuesta por faros de luz láser X que permiten alumbrar de manera más nítida el recorrido para satisfacción del conductor.

 

Por supuesto también posee la tecnología BMW Digital Key para que el vehículo pueda utilizarse simplemente con el teléfono móvil e incluso compartir con otra persona su uso sin necesidad de entregarle la llave física.

 

Por último, no se puede olvidar el sistema BMW Personal CoPilot, un auténtico aliado en situaciones complicadas. Teniendo en cuenta el tamaño del BMW X5, se puede llegar a dudar si el vehículo es capaz de pasar por una calle demasiado estrecha o entre dos obstáculos. Para ahorrarse disgustos, este sistema, gracias a su función reversing assistant hace que el coche recorra marcha atrás de forma automática los mismos 50 metros que previamente se han hecho marcha adelante. De esta manera no hay lugar a error. En definitiva, el SUV del futuro, para disfrutarlo en el presente.

Leer más