BMW M2 Competition
23.07.2018

BMW M2 COMPETITION, REINVENTANDO LA DEPORTIVIDAD

Hablar de la línea BMW M es hacerlo de deportividad, innovación y tecnología puntera al servicio de la conducción. De hecho, muchos aficionados a este tipo de vehículos tenían al BMW M2 Competition, presentado en 2015, como paradigma de la combinación perfecta entre potencia, control y confort.

Posiblemente, tal visión deba ser matizada con la llegada del BMW M2 Competition, un nuevo modelo que sube un peldaño cada una de las prestaciones de las versiones anteriores.

Sin duda, este coche ha explotado al máximo las ventajas de la gama BMW Competición, incorporando detalles más propios de las líneas BMW M3 y M4.

Uno de los aspectos más destacables de estas líneas es el motor de seis cilindros en línea, necesario para que el coche rinda 410 CV, con propulsión trasera y un fluido cambio manual de 6 velocidades. Eso sí, quienes quieran centrarse únicamente en el manejo del preciso volante multifunción con detalles de auténtico lujo, pueden optar por el cambio de marchas automático de doble embrague.

En cualquier caso, el placer en carretera está asegurado independientemente de la opción elegida para el cambio.

 

LA MECÁNICA DE LOS CIRCUITOS SALE A LAS CARRETERAS

 

El apartado mecánico es, ciertamente, el que concentra más miradas en este nuevo miembro de la familia BMW Competición. Gracias al sistema de transmisión propio de la gama M Performance, este modelo consigue pasar de 0 a 100 km en poco más de 4 segundos (con dos décimas de ventaja para el cambio automático).

La velocidad máxima se sitúa en 250 km/h pero, opcionalmente, cabe la posibilidad de conseguir otros 30 km más de velocidad punta gracias al paquete M Driver.

No menos llamativo resulta el consumo estimado para este potente deportivo. Como dato promedio, el coche apenas consume 9,5 l/100 km, con pequeñas oscilaciones según la versión seleccionada. De este modo, siguiendo el ejemplo de otras referencias de la gama BMW M, la eficiencia es otro aspecto que se ha tomado muy en serio en este dinámico modelo.

Como no podía ser de otro modo, todas estas prestaciones han sido testadas en los circuitos, observando de manera minuciosa cómo el coche respondía en cada una de las secciones del trazado. Así, desde la toma de las curvas hasta la aceleración en una recta larga, la mecánica de este nuevo deportivo es el resultado de buscar la mejor maniobrabilidad para las carreteras con la exigencia de un circuito profesional.

 

UN DISEÑO DEPORTIVO QUE SEDUCE

 

Armonizar los detalles imprescindibles para una conducción deportiva (alerón trasero sobre el maletero, aletas delanteras, cuatro tubos de escape...) con un diseño elegante no es tarea sencilla.

El BMW M2 Competition lo ha conseguido gracias a la introducción de materiales más resistentes, maleables y ligeros. Sería el caso de la fibra de carbono del alerón, consiguiendo que el peso total de la carrocería se reduzca en más de tres kilogramos respecto a las versiones anteriores.

El acero inoxidable y el titanio se dan la mano en los tubos de escape, consiguiendo que todo este sistema pese 8 kilogramos menos.

Los colores elegidos para presentar el nuevo coche tampoco han defraudado. El Sunset Orange, presente, sobre todo, en la parte trasera del vehículo, y el sofisticado Hockenheim Silver, aportan ese plus de jovialidad a un coche que, se mire por donde se mire, despierta pasiones.

Leer más