cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
170Artículos
Mostrar artículos

Por qué el nuevo BMW M3 es la berlina definitiva | BMW / 12-sep-2017

Creado hace más de treinta años para el circuito, hoy en día, el BMW M3 berlina ofrece unas prestaciones de primer nivel bajo una apariencia deportiva irresistible. Las múltiples innovaciones tecnológicas que incorpora el M3 están inspiradas en los coches de carreras, ofreciendo mayor dinamismo y una conducción más ágil y emocionante. Sin duda, disfrutarás a sus mandos de momentos de pura adrenalina, gracias a un motor turboalimentado altamente explosivo. Su aplomo encomiable en carretera resulta más notable a altas velocidades y en curvas rápidas, donde su estabilidad sorprende a los conductores más exquisitos. 



Por qué el nuevo BMW M3 es la berlina definitiva | BMW

BMW M3: lujo al volante en un clásico de los coches berlina


Creado hace más de treinta años para el circuito, hoy en día, el BMW M3 berlina ofrece unas prestaciones de primer nivel bajo una apariencia deportiva irresistible. Las múltiples innovaciones tecnológicas que incorpora el M3 están inspiradas en los coches de carreras, ofreciendo mayor dinamismo y una conducción más ágil y emocionante. Sin duda, disfrutarás a sus mandos de momentos de pura adrenalina, gracias a un motor turboalimentado altamente explosivo. Su aplomo encomiable en carretera resulta más notable a altas velocidades y en curvas rápidas, donde su estabilidad sorprende a los conductores más exquisitos. 

BMW M3: más de tres décadas desafiando los límites 

A primera vista, queda patente que no estamos ante una berlina cualquiera: entradas de aire muy generosas, poderosos pasos de rueda, paragolpes específicos de atractivas formas, los retrovisores característicos de BMW M, llantas de aleación ligera M de 18 pulgadas con radios en V (u opcionalmente de 19 pulgadas con radios dobles, ó de 20 pulgadas con forma de estrella), el elegante spoiler de la tapa del maletero, el techo de fibra de carbono o las dos espectaculares salidas dobles de escape. ¿Seguimos? Todo este cúmulo de detalles dejan claro que el BMW M3 apunta muy alto para ser la berlina definitiva.

La sobriedad del habitáculo, con una amplia pantalla y materiales de alto nivel, consigue la excelencia en cuanto a funcionalidad y confort. Cabe destacar que los detalles M son la guinda de este pastel de cuatro ruedas. El volante, de considerable grosor, es muy agradable al tacto, e incorpora todas las funciones necesarias para el control de la mayoría de sistemas que puedas querer utilizar durante la conducción. Además, los pulsadores M (M1 y M2) permiten configurar la dureza de la dirección y la suspensión, la respuesta y celeridad del motor biturbo, el nivel de intervención de los controles electrónicos y el cambio de doble embrague. En este coche de corte deportivo y con un diseño seductor, los asientos delanteros ofrecen numerosos ajustes que permiten adecuarlos a tu cuerpo, haciendo que contengan los movimientos en situaciones exigentes. Definitivamente, el BMW M3 berlina es un atleta tanto por fuera como por dentro.

Música para los oídos debajo del capó 

El motor 3.0 litros y 6 cilindros cobra vida al pulsar un botón, con un sonido ronco y metálico a partes iguales. Circulando en modo deportivo, especialmente en el modo Sport Plus, los escapes braman con ímpetu, y en el habitáculo irrumpe un hermoso sonido de motor que llega también a través de los altavoces. El motor sobrealimentado genera una potencia de 317 kW (431 CV) que, con el paquete de competición opcional M puede alcanzar 331 KW (450 CV). A esto hay que sumarle un excelente par motor máximo de 550 Nm, disponible en cualquier régimen. La puesta a punto por parte de la división M de BMW y la inyección directa biturbo garantizan en todo momento que el motor responda a la menor caricia del acelerador, con una energía y una tracción excepcionales. Múltiples innovaciones técnicas como el cigüeñal fraguado más ligero o la construcción sin manguitos reflejan la idea de manufactura más ligera e inteligente, mejorando la aceleración y el dinamismo, y disminuyendo el consumo de carburante. El resultado es una óptima distribución del peso entre sus ejes, así como una conducción muy ágil, remarcada por el sonido inigualable de su motor.
Estamos ante una berlina de lo más gratificante e incomparable, gracias a una espectacular carrocería, un motor poderoso a cualquier régimen y un cambio automático muy eficiente como principales virtudes.
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo