cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Gama BMWi: materiales sostenibles / 17-mar-2017

Que la sostenibilidad ocupa lugar clave en el pensamiento y trabajo de BMW es una realidad que confirma su posición privilegiada en el índice de sostenibilidad del Dow Jones, desde hace casi una década. El objetivo de reducir progresivamente emisiones perjudiciales al medio ambiente, se ha visto acompañado por la tendencia a utilizar la mayor cantidad de materiales de origen reciclado que resulte posible. Este proceso es continuo, durante toda la vida de un vehículo que sale de una factoría de BMW. El diseño, la fabricación y hasta el final de la vida útil del vehículo, con el reciclaje casi absoluto de sus piezas, está orientado decididamente hacia la sostenibilidad.

Gama BMWi: materiales sostenibles

Gama BMWi: coches ecológicosde materiales sostenibles

Que la sostenibilidad ocupa lugar clave en el pensamiento y trabajo de BMW es una realidad que confirma su posición privilegiada en el índice de sostenibilidad del Dow Jones, desde hace casi una década. El objetivo de reducir progresivamente emisiones perjudiciales al medio ambiente, se ha visto acompañado por la tendencia a utilizar la mayor cantidad de materiales de origen reciclado que resulte posible. Este proceso es continuo, durante toda la vida de un vehículo que sale de una factoría de BMW. El diseño, la fabricación y hasta el final de la vida útil del vehículo, con el reciclaje casi absoluto de sus piezas, está orientado decididamente hacia la sostenibilidad.
Sin duda, la gama de coches ecológicos BMW i es la más involucrada en este empeño de sostenibilidad. Es evidente desde su propia fabricación, con el empleo de materiales sostenibles y naturales, y montaje de motores de bajas o nulas emisiones. El interior del BMW i3 se configura utilizando un 25% de materias primas renovables, así como plásticos reciclables. Como pionero en el procesamiento de fibras de carbono, el Grupo BMW conoce bien la gran utilidad de estos materiales para ser reintroducidos directamente en el proceso de producción. Igualmente, el 80% el aluminio empleado es reciclado, extraído de productos como latas de refresco, y las tapicerías de tela están confeccionadas totalmente con poliéster reciclado obtenido a su vez de botellas de plástico reaprovechadas. 
El respeto al medio ambiente caracteriza a la producción del BMW i3 en otros detalles como los cueros curtidos con técnicas naturales y teñidos con hojas de olivo, sin utilizar productos químicos o la madera procedente en un 100% de bosques dotados de certificación FSC, que asegura una gestión que proporciona beneficios ambientales, económicos y sociales. El resultado final es que hasta el 95% de los materiales utilizados en uno de estos coches ecológicos se pueden reciclar, una cantidad que supera en mucho el promedio de 80% que caracteriza a la industria del automóvil. 
Por su parte, el BMW i8, el deportivo del futuro, es un coche único con unas dimensiones de casi 4,70 metros de largo, que ha rebajado su peso a base de utilizar la fibra de carbono, el aluminio reciclado y el plástico como materiales de fabricación. El plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC) se utiliza tanto en el monocasco como en la estructura de las puertas, e incluso en algunas llantas opcionales, mientras que tanto el chasis delantero como el trasero del BMW i8 están elaborados en aluminio.
Pero, muchas de las innovaciones sostenibles que introduce BMW en sus modelos parten del mismo proceso de fabricación, muy marcado por esa misma filosofía de sostenibilidad, en el que se cuida de consumir energía procedente de fuentes renovables. Uno de los resultados más llamativos de este proceso es que la producción de un BMW, un vehículo que promedia un peso de 1 500 kilogramos, supone tan solo una cantidad de 4 kilogramos de materiales desechados.
La concepción global del concepto de sostenibilidad por parte de BMW abarca también todo lo relacionado con el vehículo una vez finalizado su ciclo de vida útil. Para BMW, la mejor forma de reciclar los componentes de los coches es poder reutilizarlos. En un vehículo de la serie BMW i incluso las baterías de iones de litio pueden ser útiles en funciones de almacenamiento intermedio de energía, dentro de sistemas solares o eólicos. 
Además, BMW ofrece un enfoque nuevo en relación con el reciclaje de sus vehículos, contando con la participación de algunas empresas especializadas y completando el proceso con un ciclo que se compone de recogida controlada, tratamiento, desmontaje y reciclaje, de una forma totalmente respetuosa con el medio ambiente. 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo