cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Cinco ventajas del coche tecnológico vs. el coche convencional / 29-feb-2016

El coche tecnológico se va abriendo camino de manera paulatina pero firme. La gran mayoría de modelos que salen hoy al mercado incorporan sistemas tecnológicos en distinta medida, encontrando, lógicamente, propuestas que hacen de la tecnología su principal carta de presentación. Con todo, quizá no siempre se pone debidamente el acento sobre aquello que te aporta el coche tecnológico respecto a los vehículos convencionales. Por ello, a continuación analizamos las principales ventajas de estos vehículos.

Cinco ventajas del coche tecnológico vs. el coche convencional

El coche tecnológico se va abriendo camino de manera paulatina pero firme. La gran mayoría de modelos que salen hoy al mercado incorporan sistemas tecnológicos en distinta medida, encontrando, lógicamente, propuestas que hacen de la tecnología su principal carta de presentación. Con todo, quizá no siempre se pone debidamente el acento sobre aquello que te aporta el coche tecnológico respecto a los vehículos convencionales. Por ello, a continuación analizamos las principales ventajas de estos vehículos.
Principales ventajas del coche tecnológico
Una experiencia de conducción más interactiva y segura: la tecnología facilita muchas tareas y permite que toda la atención se concentre en la carretera. El conductor puede controlar cualquier variable del coche a través del ordenador central, y solo necesita pequeños toques con el dedo para dar las órdenes. La sensación de tenerlo todo bajo control se combina así con una mayor seguridad, puesto que el cuerpo apenas necesita moverse durante el trayecto.
Mayor autonomía: esta es, quizá, la ventaja más evidente. Si al hecho de que los precios de coches nuevos no han subido significativamente respecto a los de las versiones anteriores, le añadimos el ahorro en combustible, la buena noticia para el bolsillo es doble. Los coches tecnológicos incorporan novedosos sistemas de gestión del combustible que optimizan al máximo cada gota de gasolina o gasóleo. Si además se trata de un coche híbrido o de uno eléctrico, el ahorro por esta vía es aún mayor.
Sostenibilidad: no descubrimos nada nuevo al apuntar que los menores niveles de consumo y emisiones tienen un beneficio directo en materia de salud y sostenibilidad ambiental. Los vehículos tecnológicos son más limpios y garantizan el futuro de la automoción sin comprometer la preservación del medio ambiente. También son menos ruidosos, lo cual reduce la contaminación acústica, sobre todo en las grandes ciudades.
Entretenimiento en familia: los viajes en familia o con niños pequeños son más amenos al contar con distintos sistemas de entretenimiento. Ya sea por la música o el visionado de películas si se dispone de pantalla, los más pequeños se divierten durante los trayectos más largos y, lo más importante, no provocan distracciones al conductor.
Asistencia profesional y conectividad: BMW ha desarrollado servicios específicos para los conductores de coches tecnológicos dentro de BMW ConnectedDrive. Los usuarios disponen de una atención personalizada y rápida siempre que lo requieren, y pueden acceder a aplicaciones móviles desde el coche gracias a su conexión con el móvil.
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo