cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

BMW 225XE y 330E: Nuevas apuestas de BMW por el coche eléctrico sostenible y el eDrive / 22-sep-2015

El desarrollo de modelos que implementen sistemas híbridos o eléctricos de funcionamiento sin mermar las capacidades técnicas que caracterizan a una marca líder se ha convertido en una obligación para nuestros ingenieros. El BMW 225xe y el BMW 330e son los nuevos miembros de la creciente familia eDrive, una tecnología que aspira a encumbrar definitivamente el coche eléctrico. Se trata de dos propuestas marcadas por la eficiencia, un compromiso de BMW no solo con el bolsillo de los conductores sino, mucho más importante, con la búsqueda del coche sostenible perfecto. El usuario podrá circular durante un tiempo prolongado (que fluctúa según el tipo de conducción) utilizando únicamente el motor eléctrico (las emisiones, pues, se reducen a cero), pudiendo optar también por la fórmula híbrida (ideal para largas distancias).

BMW 225XE y 330E: Nuevas apuestas de BMW por el coche eléctrico sostenible y el eDrive

El desarrollo de modelos que implementen sistemas híbridos o eléctricos de funcionamiento sin mermar las capacidades técnicas que caracterizan a una marca líder se ha convertido en una obligación para nuestros ingenieros. El BMW 225xe y el BMW 330e son los nuevos miembros de la creciente familia eDrive, una tecnología que aspira a encumbrar definitivamente el coche eléctrico. Se trata de dos propuestas marcadas por la eficiencia, un compromiso de BMW no solo con el bolsillo de los conductores sino, mucho más importante, con la búsqueda del coche sostenible perfecto. El usuario podrá circular durante un tiempo prolongado (que fluctúa según el tipo de conducción) utilizando únicamente el motor eléctrico (las emisiones, pues, se reducen a cero), pudiendo optar también por la fórmula híbrida (ideal para largas distancias).
El concepto de coche eléctrico para BMW
Para BMW, es muy importante que las líneas híbridas o eDrive no parezcan un catálogo complementario al de los modelos tradicionales. El 225xe y el 330e rompen los esquemas estéticos que parecen asociarse a un coche eléctrico y comparten la elegancia y la sofisticación del resto de la familia BMW. Sus líneas responden a los cánones habituales en la Serie 2 y la Serie 3, presentándose como un vehículo coupé moderno en el primer caso y como una berlina silenciosa en el segundo. Y es que, como todo coche eléctrico, la experiencia de conducción que ofrecen estos modelos se caracteriza por una profunda serenidad que no está en absoluto reñida con las prestaciones de la potente motorización híbrida. Según las preferencias de cada usuario, estas dos propuestas de coche sostenible pueden adquirirse con los paquetes Eco Pro, Confort o Sport. El primero de ellos es el más eficiente y el que eleva a su máxima expresión el concepto de sostenibilidad; el segundo ofrece un tipo de conducción más sofisticada y cómoda para todos los ocupantes, y el tercero pone el acento en la aceleración y la conducción deportiva.
La tecnología eDrive
En paralelo con sus características más llamativas, la tecnología eDrive que incorporan ambos modelos desarrolla una serie de funciones automáticas que se activan en diferentes momentos de la conducción para mejorar la respuesta del coche o adaptarse a las preferencias del usuario. Así, la función Save Battery deja intacta la energía disponible en las baterías del vehículo para que sea utilizada en otro momento (esto resulta de gran utilidad para optar por la conducción eléctrica en entornos urbanos y por la híbrida o convencional en trayectos por carretera). De igual modo, el modo Max eDrive mantiene activado únicamente el motor eléctrico hasta que se sobrepase la velocidad máxima deseada. En definitiva, dos ejemplos de coche sostenible de última generación cuyas baterías pueden cargarse con total comodidad en cualquier red de suministro eléctrico o en puntos de recarga específicos de BWM.
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo