cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Conduce un BMW i3 cero emisiones, frena la contaminación / 29-mar-2017

La contaminación atmosférica es un problema acuciante para las grandes ciudades, como sucede en Madrid y Barcelona. Observando las emisiones de CO2 de vehículos de combustión que funcionan con derivados del petróleo, como gasolina o gasóleo, los ayuntamientos ya han lanzado una serie de medidas que restringen la utilización de estos vehículos. Eso incluye la prohibición de aparcamiento en ciertas zonas o la limitación de la circulación en días determinados. No solo eso, sino que estos mismos ayuntamientos de Madrid y Barcelona ya han trazado sus propios planes de futuro, que elevan esas prohibiciones a definitivas, en fechas no muy lejanas. La propia Dirección General de Tráfico (DGT) ha clasificado los vehículos en activo, según sus características medioambientales, poniendo en circulación unos distintivos que servirán para identificarlos. Entre estos distintivos, destaca el “Cero emisiones”, pensado para servir de apoyo a las diferentes medidas que la Administración lleve a cabo para incentivar los vehículos menos contaminantes, como pueden ser exenciones o bonificaciones fiscales o la posibilidad de circular y estacionar en zonas restringidas. 

Conduce un BMW i3 cero emisiones, frena la contaminación

Frente a la contaminación en las ciudades, conduce un BMW cero emisiones.

La contaminación atmosférica es un problema acuciante para las grandes ciudades, como sucede en Madrid y Barcelona. Observando las emisiones de CO2 de vehículos de combustión que funcionan con derivados del petróleo, como gasolina o gasóleo, los ayuntamientos ya han lanzado una serie de medidas que restringen la utilización de estos vehículos. Eso incluye la prohibición de aparcamiento en ciertas zonas o la limitación de la circulación en días determinados. No solo eso, sino que estos mismos ayuntamientos de Madrid y Barcelona ya han trazado sus propios planes de futuro, que elevan esas prohibiciones a definitivas, en fechas no muy lejanas. La propia Dirección General de Tráfico (DGT) ha clasificado los vehículos en activo, según sus características medioambientales, poniendo en circulación unos distintivos que servirán para identificarlos. Entre estos distintivos, destaca el “Cero emisiones”, pensado para servir de apoyo a las diferentes medidas que la Administración lleve a cabo para incentivar los vehículos menos contaminantes, como pueden ser exenciones o bonificaciones fiscales o la posibilidad de circular y estacionar en zonas restringidas.
Por ejemplo, en Madrid, desde 2020 solo los coches cero emisiones podrán aparcar en la zona SER del interior de la M-30, mientras que la restricción se endurece aún más para 2025, fecha en la que se amplía a todo el centro de la capital la zona de prioridad residencial, permitiendo acceso a la misma solo a los coches con distintivo de “cero emisiones” o Eco. También en Barcelona se ha fijado 2020 como fecha clave para estas transformaciones, prohibiéndose la circulación en el centro urbano, que pasará a convertirse en Zona de Bajas Emisiones (ZBE) a todos los coches carentes del distintivo de la DGT. Lógicamente, todas estas consideraciones se deben tener en cuenta a la hora de adquirir un vehículo. Elegir un coche para movernos en ciudad no solo implica pensar en aparcamientos más reducidos y escasos o un tráfico más intenso. Ahora también es necesario ser responsable con el medio ambiente y pensar en las medidas contra la contaminación atmosférica, que nos obligan a disponer de un coche ecológico.
La solución eléctrica es el BMW i3, perfecto para las urbes de gran tamaño como Madrid y Barcelona. El BMW i3 es un vehículo con el que podrás siempre circular por la ciudad sin problemas y aparcar de forma gratuita en zonas restringidas. Desde su nacimiento en 2013, BMW i se concibió bajo un concepto integral de movilidad sostenible que dio origen al BMW i3, un vehículo sostenible de gama alta y totalmente eléctrico. Son los auténticos coches cero emisiones pensados y diseñados para conducir por la ciudad. El BMW i3 se ha convertido en el primer coche ecológico totalmente eléctrico de producción en serie diseñado para respetar el concepto de sostenibilidad en todas sus fases. El BMW i3 es liviano, realizado en fibra de carbón reforzada y dotado de los sistemas electrónicos más avanzados y con conectividad a Internet a través de la plataforma BMW Connected. Compañero perfecto para la ciudad, no genera emisiones, es silencioso, ágil y potente. Capaz de proporcionar una experiencia urbana satisfactoria, el BMW i3 eleva la autonomía del coche eléctrico hasta los 300km determinados en ciclo NED. Además, si las reservas de energía se van agotando, se puede decir que el BMW i3 se carga prácticamente solo, en pocas horas, con un cable de caga estándar.
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo