cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

BMW i8, la revolución de un coche híbrido deportivo / 12-abr-2017

Hablar del BMW i8 es referirse a un vehículo que ha venido a revolucionar completamente su categoría. Se trata del primer coche híbrido deportivo que ofrece el consumo y las emisiones reducidas de un vehículo compacto. La mayor fortaleza de este excepcional vehículo procede de la perfecta sincronización que se produce entre sus dos motores, eléctrico y de combustión. Esto se traduce en una excelente eficiencia y un notable dinamismo en su desempeño en la carretera. Esa eficiencia y dinamismo del BMW i8 proviene de su combinación de lo mejor de dos mundos, lo que le permite una conducción deportiva con bajos niveles de consumo y emisiones. En realidad, podemos afirmar que estamos ante una nueva idea de movilidad deportiva con uno de los vehículos más innovadores de los últimos tiempos, en base a las prestaciones de su concepto especial de propulsión. Así, la combinación de un motor eléctrico con la tecnología BMW iPerformance y un potente motor de gasolina de tres cilindros y 1,5 litros BMW TwinPower Turbo ofrece una experiencia de conducción excepcional, en un cuerpo que presenta la mayor aerodinámica para lograr máxima eficiencia.

BMW i8, la revolución de un coche híbrido deportivo

BMW i8: ¿quién dijo que la deportividad en un coche estaba reñida con la eficiencia y el consumo?

Hablar del BMW i8 es referirse a un vehículo que ha venido a revolucionar completamente su categoría. Se trata del primer coche híbrido deportivo que ofrece el consumo y las emisiones reducidas de un vehículo compacto. La mayor fortaleza de este excepcional vehículo procede de la perfecta sincronización que se produce entre sus dos motores, eléctrico y de combustión. Esto se traduce en una excelente eficiencia y un notable dinamismo en su desempeño en la carretera. Esa eficiencia y dinamismo del BMW i8 proviene de su combinación de lo mejor de dos mundos, lo que le permite una conducción deportiva con bajos niveles de consumo y emisiones. En realidad, podemos afirmar que estamos ante una nueva idea de movilidad deportiva con uno de los vehículos más innovadores de los últimos tiempos, en base a las prestaciones de su concepto especial de propulsión. Así, la combinación de un motor eléctrico con la tecnología BMW iPerformance y un potente motor de gasolina de tres cilindros y 1,5 litros BMW TwinPower Turbo ofrece una experiencia de conducción excepcional, en un cuerpo que presenta la mayor aerodinámica para lograr máxima eficiencia.
Este coche híbrido del futuro es el resultado de muchos años de trabajo en el concepto BMW Vision EfficientDynamics, nacido como resultado del ambicioso objetivo de reinventar la movilidad urbana. El traslado de todas estas tecnologías al concepto BMW iPerformance ha dado como resultado un ágil motor eléctrico de grandes prestaciones, en el que el par máximo está disponible desde un principio. Además, un innovador sistema de refrigeración contribuye a mantener las baterías de alto voltaje a una temperatura óptima de rendimiento. Por otra parte, el motor de gasolina BMW TwinPower Turbo reúne todas las ventajas propias de la ingeniería de un deportivo. Es de la combinación de este sistema inteligente de propulsión de donde se extrae su extraordinaria eficiencia. Mientras que el potente motor eléctrico de 131 CV se ubica en el eje delantero, la propulsión de las ruedas traseras se encomienda al motor de gasolina de 231 CV y hasta 320 Nm de par. Combinados con el Boost eléctrico del sistema híbrido, ambos se coordinan llegando a conseguir una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,4 segundos, mientras que el consumo se estabiliza en unos 2,1 litros de combustible cada 100 kilómetros y las emisiones de CO2 se cifran en 49 g/km. Con tan solo apretar un botón, es posible optimizar las propiedades de este vehículo para adaptarlo a diferentes situaciones. La conducción exclusivamente eléctrica es posible en los modos COMFORT y ECO PRO, utilizando únicamente la propulsión del eje delantero, con velocidades de hasta 120 km/h. El modo híbrido permite una combinación inteligente, facilitando una tracción óptima a las cuatro ruedas. Fuera de la ciudad, sumergido en la libertad de la carretera es donde el BMW i8 muestra su verdadera potencia y fortaleza, llegando a velocidades de hasta 250 km/h. 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo