cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Coches hay muchos, como BMW no / 11-mar-2016

Tomar la decisión de comprar un coche no es fácil. Se trata de una inversión muy importante como para hacerla a la ligera y sin una meditación previa. Pero una vez que se tiene claro que hay que cambiar de vehículo, viene otro dilema no menos complicado: elegir el modelo más adecuado y que se ajuste al presupuesto disponible. Algo que no ayuda en este proceso es la interminable oferta que hay actualmente en el mercado. Son muchos los precios de coches nuevos que pueden entrar por los ojos a primera vista por ser muy ajustados. Pero cuando se da un paso tan importante hay que tener visión de futuro y tomárselo como una inversión.

Puede parecer que la palabra inversión está reñida con la compra de un coche, pero en el caso de BMW no se cumple ese tópico. Contar con un vehículo de futuro que aglutina seguridad, tecnología, un aspecto exterior moderno y los mejores motores del mercado es una garantía para evitar disgustos. Desde las berlinas clásicas, pasando por los SUV hasta llegar a la amplia gama de los BMW Coupé-Serie2, Serie 4, M2- el cliente tendrá las características que no le ofrecen otros coches del mercado por mucho que tengan unos precios más apetecibles y llamativos.

Coches hay muchos, como BMW no

Tomar la decisión de comprar un coche no es fácil. Se trata de una inversión muy importante como para hacerla a la ligera y sin una meditación previa. Pero una vez que se tiene claro que hay que cambiar de vehículo, viene otro dilema no menos complicado: elegir el modelo más adecuado y que se ajuste al presupuesto disponible. Algo que no ayuda en este proceso es la interminable oferta que hay actualmente en el mercado. Son muchos los precios de coches nuevos que pueden entrar por los ojos a primera vista por ser muy ajustados. Pero cuando se da un paso tan importante hay que tener visión de futuro y tomárselo como una inversión.
Puede parecer que la palabra inversión está reñida con la compra de un coche, pero en el caso de BMW no se cumple ese tópico. Contar con un vehículo de futuro que aglutina seguridad, tecnología, un aspecto exterior moderno y los mejores motores del mercado es una garantía para evitar disgustos. Desde las berlinas clásicas, pasando por los SUV hasta llegar a la amplia gama de los BMW Coupé-Serie2, Serie 4, M2- el cliente tendrá las características que no le ofrecen otros coches del mercado por mucho que tengan unos precios más apetecibles y llamativos.

BMW: una apuesta segura
Simplemente hay que hacer un repaso por algunas de las razones que decantan, sin lugar a dudas, la balanza del lado de BMW.
Los sistemas de seguridad más avanzados: los precios de coches nuevos varían muchísimo y es obvio que tienen su peso a la hora de decantarse por un modelo u otro. Pero algo importante tener en cuenta es que, capítulos como la seguridad de los pasajeros, están por encima de los criterios económicos. BMW puede presumir de ser un alumno aventajado en este ámbito, ya que sus sistemas de seguridad inteligente reaccionan en milésimas de segundo para lograr la máxima protección de todos los que viajan en el interior del vehículo.
El prestigio de una marca: si BMW vendió casi dos millones de vehículos en 2015 en todo el mundo batiendo cada año su propio récord es porque las cosas se están haciendo bien. El prestigio de una marca se forja con hechos y en este caso no hay mejor demostración que el respaldo de los conductores. BMW va ligado íntimamente con un valor supremo en este sector como es la confianza y eso no se consigue de la noche a la mañana.
Un diseño a la altura de los nuevos tiempos: la apariencia externa importa y mucho en un vehículo. Es una tarjeta de presentación del conductor y refleja parte de su personalidad y gustos. En este apartado, BMW satisface los deseos de los clientes más heterogéneos, desde los más clásicos hasta los más atrevidos y modernos que tienen en los BMW Coupé un buen referente para cumplir su sueño.
Habitabilidad y capacidad del maletero: el coche es un lugar en el que se pasa mucho tiempo y, por lo tanto, debe ser ante todo habitable. BMW se distingue por una espaciosidad y comodidad que es difícil de encontrar en el mercado del automóvil. Estas características se cumplen tanto en los que buscan un vehículo para una pareja sin hijos, como los que tienen una familia numerosa y necesitan un coche con gran amplitud como, por ejemplo, los BMW Serie 5 Touring y Gran Turismo. Además, todos ellos disponen de extensos maleteros, algo que también juega un papel fundamental a la hora de elegir coche.


Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo