BMW M, TODO UN MUNDO