cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Ventilación activa del asiento

La ventilación activa del asiento hace circular constantemente el aire por el mismo, eliminando la humedad y asegurando que el conductor se sienta fresco, cómodo y alerta.
El asiento ofrece la máxima comodidad también en los viajes más largos: la ventilación activa del asiento asegura que el aire circule constantemente por todo el asiento, elimina la humedad y ayuda a evitar incomodidades o el cansancio al conducir.
Hay un total de nueve ventiladores de flujo axial integrados en el relleno de espuma de gran calidad que se encuentra en el interior del asiento: cuatro en el respaldo y cinco en el asiento. Los ventiladores dirigen el aire fresco del habitáculo a los asientos y lo canalizan a través de una capa central permeable al aire para distribuirlo de forma uniforme por todo el asiento. Las perforaciones especiales de la tapicería permiten su circulación por el cuero, manteniendo la transpiración al mínimo.
Los ventiladores de tres velocidades se controlan con un interruptor situado en la consola central o con un mando que se encuentra en el propio asiento, dependiendo del modelo BMW. El controlador iDrive permite cambiar la distribución del aire entre el asiento y el respaldo. La velocidad máxima del ventilador enfría al instante los asientos calentados por la luz directa del sol, para asegurarte una bienvenida confortable incluso en verano.
Para evitar que la superficie del asiento se enfríe en exceso, lo que puede resultar incómodo, la ventilación activa del asiento incluye calefacción, que calienta el aire hasta alcanzar una temperatura agradable. Los viajes largos son ahora más cómodos, el conductor se mantiene fresco y alerta y hasta la ropa se arruga menos.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo