cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Turbocompresores

Los turbocompresores de los motores de BMW mejoran el rendimiento y a la vez  reducen el consumo y las emisiones de CO2.
Bienvenido a la clase turbo: los turbocompresores de los motores de BMW optimizan la entrega del par, mejoran las prestaciones y reducen el consumo.
El rendimiento y la eficiencia de un motor dependen de la cantidad de oxígeno en la cámara de combustión. Más oxígeno disponible significa más combustible liberado y un mejor rendimiento. Un turbocompresor emplea la energía de los gases de escape que no se aprovecha de otra forma para proporcionar más oxígeno para la combustión; esto se hace por medio de un compresor accionado por un ventilador de turbina, que comprime el aire de admisión. Así aumenta la presión en el colector de admisión de aire del motor y se llenan los cilindros. El resultado es un mejor rendimiento y un mayor par en una amplia gama de regímenes. La moderna tecnología turbo reduce simultáneamente el consumo y las emisiones.
Aparte de optimizar la respuesta y el dinamismo y mejorar el rendimiento y el consumo, BMW utiliza el principio de carga doble para sus motores con turbocompresión más potentes de cada clase. Dependiendo de la tecnología empleada, se utilizan dos turbocompresores independientes desde un tubo de escape o un turbocompresor desde dos tubos de escape independientes. En modelos especialmente potentes, como el BMW X5, estos turbocompresores Twin Scroll incluso proporcionan aire al motor.
Uso de dos turbocompresores
Dos tecnologías diferentes entran en juego cuando se utilizan dos turbocompresores. La tecnología Bi-Turbo emplea dos turbocompresores iguales en paralelo. Cada turbocompresor suministra aire precomprimido a la mitad de los cilindros. Combinada con la inyección de alta precisión, esta tecnología permite obtener potencia con muy poco esfuerzo y un consumo especialmente bajo.
En cambio, la tecnología TwinTurbo Variable empleada en los motores diésel de BMW utiliza un turbocompresor grande y otro pequeño conectados en serie. A bajas velocidades, el aire entra en el turbocompresor grande, que está inactivo, y se comprime en el pequeño. A velocidades medias, el aire se precomprime en el turbocompresor grande antes de ser muy comprimido en el turbocompresor pequeño. A velocidades elevadas, solo se utiliza el turbocompresor grande. Esta carga en dos fases permite valores de consumo extremadamente bajos en relación con el rendimiento, y una respuesta fácil de controlar por parte de los potentes motores diésel de BMW.
Uso de un turbocompresor
La tecnología Twin Scroll de BMW consta de un único turbocompresor accionado por dos tubos de escape. Al igual que con dos turbocompresores pequeños, esta carga doble hace que se establezca más rápidamente la presión y por tanto se produzca una respuesta del motor más directa. Sin embargo, el turbocompresor Twin Scroll ocupa menos espacio y permite ahorrar peso. El resultado: más dinamismo, mejor rendimiento y menor consumo.
La combinación de la tecnología de compresión a medida con el sistema High Precision Injection de BMW y VALVETRONIC (motores Otto) o con la inyección directa Common Rail de tercera generación (diésel) se denomina tecnología “BMW TwinPower Turbo”.  Con ella se produce una combinación única de eficiencia y dinamismo.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo