cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Sistema Antibloqueo de los Frenos (ABS)

El Sistema Antibloqueo de los Frenos (ABS) evita que las ruedas se bloqueen al frenar y regula la presión de la frenada para que el conductor conserve siempre el control del vehículo en situaciones comprometidas.
Gracias al Sistema Antibloqueo de los Frenos, el vehículo estará siempre bajo control, incluso al pisar a fondo el pedal de freno. Este sistema distribuye la presión de frenado justa a cada una de las ruedas para garantizar en todo momento un manejo óptimo de la dirección. Además, evita que las ruedas se bloqueen, con independencia del coeficiente de rozamiento con la superficie de la carretera y de la presión de frenado. Obstáculos imprevistos en el carril, un peatón que cruza de repente la carretera, un cambio repentino del tráfico o de las condiciones de conducción: son muchos los momentos en los que un conductor reacciona rápidamente pisando a fondo el pedal de freno.
En estos casos, el ABS ayuda al conductor impidiendo que las ruedas se bloqueen por completo y distribuyendo a las cuatro ruedas la fuerza óptima de frenado, lo que permite seguir controlando la dirección y acortar la distancia de frenado en superficies resbaladizas. Cuando este sistema está activado, el conductor nota una ligera vibración del pedal de freno.
El ABS regula la presión de frenado de cada rueda para maximizar la eficacia de los frenos y, a su vez, permitir que la rueda siga girando de manera controlada. Cuando el sistema detecta que una rueda está bloqueada o prácticamente bloqueada, reduce momentáneamente la fuerza de frenado permitiendo que la rueda siga girando para recuperar la tracción y, de este modo, poder controlar la dirección del vehículo.
Entonces el ABS vuelve a aplicar la presión de frenado. Gracias a una moderna electrónica y a unos algoritmos de control inteligentes, el ABS realiza su función con una rapidez y suavidad tan excepcionales que durante la frenada no se ve menguada ni la eficacia de los frenos ni la de la dirección y el conductor conserva en todo momento el control del vehículo.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo