cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Dirección activa integral

Con la dirección activa integral de BMW (opcional), las ruedas traseras ayudan a la dirección y aumentan la estabilidad, seguridad y confort de marcha.
Con la dirección activa integral de BMW (opcional), las ruedas traseras ayudan a la dirección y aumentan la estabilidad, seguridad y confort de marcha.
Distintos escenarios de conducción obligan a distintas respuestas de dirección. Un menor radio de giro es útil al estacionar o al tomar curvas muy cerradas.
La dirección activa integral (opcional) se adapta a cualquier situación de conducción. Un motor eléctrico en la columna de dirección cambia dinámicamente los movimientos de dirección del conductor: el esfuerzo necesario para hacer girar las ruedas delanteras aumenta automáticamente a baja velocidad y disminuye a velocidades elevadas.
Las ruedas traseras giran hasta un máximo de tres grados: un pequeño movimiento con un gran efecto. El ángulo preciso de bloqueo se determina mediante un dispositivo de control después de medir factores como la velocidad de giro de la rueda, la velocidad, el ángulo del volante, etc. Por debajo de 60 km/h, las ruedas delanteras y traseras giran en direcciones opuestas para reducir el radio de giro y asegurar que las curvas se toman con precisión. Por encima de 60 km/h, las ruedas delanteras y traseras giran en la misma dirección para lograr una mayor estabilidad a velocidades elevadas. Al cambiar de carril, el vehículo “se desliza” prácticamente en un movimiento lateral uniforme, especialmente cómodo para todos los ocupantes del vehículo y en particular para los de la parte trasera.
Desde un punto de vista físico, la dirección activa integral permite a las fuerzas de movimiento de rotación (guiñada) y de aceleración lateral, fuerzas que normalmente actúan conjuntamente, funcionar de forma sistemática y, sobre todo, independiente entre sí. Por tanto, la estabilidad permanece constante incluso en situaciones de conducción deportiva. La seguridad adicional es perceptible cuando se frena en distintas superficies, donde el vehículo podría tender al derrapaje, dado que las medidas normales de compensación de la dirección no son aplicables aquí. La dirección integral activa asume esta función y ayuda al conductor a estabilizar el vehículo.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo