cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

Carrocería de seguridad

La carrocería de seguridad de BMW se ha diseñado con numerosos refuerzos frontales, laterales, traseros y en el montante central, y se ha construido con unos materiales especialmente robustos para ofrecer una mayor protección.
La carrocería de seguridad de BMW proporciona una excelente protección envolvente: los numerosos refuerzos frontales, laterales, traseros y en el montante central, junto con los nuevos materiales de gran resistencia, garantizan una protección extremadamente eficaz de todos los ocupantes en caso de colisión. La excepcional rigidez de la carrocería empieza por el suelo especialmente reforzado, que se ha construido en acero de alta resistencia. Este constituye una sólida base sobre la que construir el habitáculo. Los robustos montantes delantero, central y trasero, así como las barras de protección contra impactos laterales integradas y de gran estabilidad situadas en las zonas cercanas a los estribos y debajo de los asientos, conforman una estructura cerrada extremadamente rígida que protege el espacio vital de los ocupantes en caso de accidente.
Los paragolpes delanteros y traseros, con amortiguadores de impacto de acero y aluminio reversibles (según el modelo), pueden absorber impactos a una velocidad de hasta 6 km/h sin sufrir daño alguno, y en caso de que la colisión sea más importante (a una velocidad de hasta 15 km/h), los elementos deformables de fácil sustitución situados detrás de los amortiguadores pueden absorber la fuerza del impacto y proteger la carrocería.
Si la colisión se produce a mayor velocidad, el soporte del motor actúa como zona de deformación, reduciendo así el peligro de que los ocupantes sufran lesiones y minimizando los daños al vehículo. El uso inteligente de materiales de elevada resistencia y de innovadores materiales ligeros como el aluminio mejora el comportamiento del vehículo frente a golpes y reduce los costes de reparación y sustitución de cada uno de los componentes.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo