cookiesDisabledBanner_Text Política de cookies
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información
Uso de cookies por parte de BMW
Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información o rechazar cookies en nuestra Política de Cookies. Más información

BMW ActiveE

BMW ActiveE forma parte de una amplia prueba de campo llevada a cabo por BMW sobre la idoneidad de los coches eléctricos para el uso diario y prueba la transmisión del Megacity Vehicle BMW i3 desarrollada por BMW.
El BMW ActiveE representa un paso importante hacia una movilidad sin emisiones. La posibilidad de uso diario del vehículo eléctrico se investigará como parte de un extenso estudio en Europa, China y Estados Unidos a partir de 2011.
BMW ActiveE es lo que se denomina “un coche de conversión”. Esto significa que la batería, el motor eléctrico y la electrónica se integran en una carrocería utilizada normalmente para los vehículos con motores de combustión. En el caso de BMW ActiveE, este vehículo sería el BMW Serie 1 Coupé. El vehículo ofrece cuatro asientos de gran calidad y 200 litros de capacidad de maletero. El motor eléctrico está instalado por debajo de este, justo encima del eje trasero. Ofrece 170 CV y un par máximo de 250 Nm desde la posición de parada. El BMW ActiveE acelera de 0 a 100 km/h en nueve segundos. Su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 145 km/h.
Acumuladores
La energía procede de módulos de ion-litio repartidos en tres depósitos. Estos se encuentran situados donde lo están el motor, el túnel de transmisión y el depósito de combustible en el BMW Serie 1 “real”. Las células están protegidas por una carcasa de acero y están refrigeradas por un sistema de refrigeración líquido con un intercambiador de calor o calentadas en invierno a una temperatura óptima de 20 grados centígrados. La capacidad de la batería permite una autonomía de 160 kilómetros en condiciones normales de conducción, es decir, con el uso del climatizador o la calefacción de los asientos.
Las baterías pueden recargarse donde se disponga de electricidad. El cargador incorporado puede utilizarse con cualquier estación de carga o tipo de corriente. Un “wallbox”,( una unidad de carga de 32 amperios, que puede instalarse en el garaje del conductor), puede cargar completamente la batería en solo cuatro o cinco horas.
 
Servicios a distancia
Como otros modelos BMW, el BMW ActiveE también incluye un conjunto de funciones a distancia de BMW ConnectedDrive, como abrir y cerrar el vehículo o utilizar la calefacción auxiliar para calentarlo. Una aplicación para iPhone, desarrollada especialmente para vehículos eléctricos, permite al conductor regular a distancia la temperatura de los dispositivos de almacenamiento de energía y leer o manejar el controlador de carga. De este modo, el conductor puede ver en la pantalla de su teléfono móvil el estado de carga, la autonomía y la distancia restante a su destino, a su casa o a las estaciones públicas de carga disponibles.
 
Idoneidad para el uso cotidiano
Más de 1.000 vehículos ActiveE BMW se utilizaron para el estudio sobre la posibilidad de uso cotidiano de los coches eléctricos. BMW recopila y analiza datos como longitud de itinerarios, autonomías máximas o tiempo y comportamiento de carga. El estudio forma parte de la estrategia de desarrollo de BMW EfficientDynamics. El objetivo es crear prototipos innovadores que puedan fabricarse en masa para una movilidad sin emisiones.
 
 
Contenido multimedia activocontenido multimedia inactivo